53° ANIVERSARIO DEL AD. MARÍA DOLORES DE LOS ÁNGELES

El aeródromo María Dolores, ubicado en la ciudad de Los Ángeles, Región del Biobío, fue inaugurado un sábado 15 de junio de 1968, por el Presidente de la República de la época, Eduardo Frei Montalva.

Ese día, el diario local “La Tribuna”, anunciaba que “el Primer Mandatario cumplirá en esta ciudad con la inauguración del aeródromo María Dolores a las 10:15 horas, que cuenta con un moderno edificio, torre de control y pista asfáltica de 1600 metros de longitud, cuyas señaléticas fueron terminadas ayer”.

Los terrenos donde actualmente se encuentra este aeródromo, eran propiedad de un médico de la zona, llamado Alonso Acuña Rebolledo, quien donó al fisco, en forma irrevocable y a perpetuidad, las 106 hectáreas que conformaban el fundo El Avellano, para la construcción del aeródromo. En aquel entonces, el doctor habría solicitado como única condición, que el nuevo terminal aéreo llevara el nombre de su madre, María Dolores, lo que se mantiene hasta estos días.

Fueron los arquitectos Juan Cárdenas, José Covacevich y Raúl Farrú – creadores del edificio del Congreso Nacional en Valparaíso – quienes diseñaron este aeródromo.

El año 1981, el aeródromo María Dolores inició la operación de vuelos comerciales entre Los Ángeles y Santiago. En el año 1994, la empresa Ladeco puso a disposición de la comunidad más vuelos en aviones Boeing 737-200, BAC 1-11 y BAE 146, entre otros. Sin embargo, al cabo de unos años, esta aerolínea dejó de operar hacia la ciudad de Los Ángeles debido a la baja demanda.

Actualmente, este aeródromo es administrado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Allí trabajan 6 funcionarios aeronáuticos, Técnicos en Servicios de Vuelo (TSV), quienes a diario entregan todos los servicios necesarios para atender los vuelos de líneas aéreas privadas y corporativas, tales como Aerocardal, Aviasur, Aeroandina, Los Cedros Aviación, además de diversos vuelos ambulancias y evacuaciones aeromédicas.

Este recinto aeroportuario se extiende en un área de 900 metros cuadrados, donde se integran una torre de control, una pista de aterrizaje de 1700 metros de longitud por 30 metros de ancho, luces de pista y un VOR DMF. Además, de instalaciones para los pasajeros como salas de espera, estacionamientos públicos y baños.

Durante el terremoto del 27/F del año 2010, la torre de control de este aeródromo sufrió daños irreparables, por lo que tuvo que ser demolida y reconstruida, pero manteniendo su ubicación y estilo arquitectónico original.

Durante la pandemia generada por el Covid 19 y el consecuente Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe, este aeródromo ha visto disminuida considerablemente la cantidad de operaciones aéreas. Sin embargo, el aeródromo se encuentra 100% operativo.


Publicado: 15 de Junio de 2021
Última actualización: 14 de Junio de 2021