A 83 AÑOS DE LA HAZAÑA DEL AVIADOR FRANCO BIANCO

El 7 de junio de 1936, se escribió una nueva página en la historia de la aeronáutica nacional. Por primera vez, se realizó un raid desde Punta Arenas a Puerto Montt y luego a Santiago, para desde allí cruzar a Buenos Aires, Argentina y regresar a la zona austral por la Patagonia, liderado por el aviador magallánico Franco Bianco.

El histórico vuelo se realizó en un avión Miles Hawk Major, de 130 caballos de fuerza, bautizado como Saturno y que actualmente forma parte de la colección permanente de aeronaves del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de la DGAC y que fue declarado monumento nacional.

Con esta travesía, el avezado piloto puntarenense, tenía como objetivo principal llamar la atención de las autoridades de gobierno de la época por el aislamiento en que se encontraba esa austral zona del país.

Sin embargo, la importancia de este audaz vuelo trascendió. Fue así como el 8 de julio, a las 15:30 horas, cuando arribó en la Base Aérea de  Bahía Catalina, lo esperaba una gran multitud que lo recibió como un héroe de la aviación Magallánica y Nacional.

Durante su travesía, el intrépido aviador voló de cara al viento y soportando temperaturas de varios grados bajo cero, pues la cabina de este monoplano sólo contaba con un parabrisas que desviaba el aire y no tenía calefacción. También, debió superar lluvia, granizo, nieve, vientos de gran intensidad, bancos de niebla y nubes bajas, transformándose en una verdadera hazaña para la época.

Tal fue la magnitud de la hazaña, que en una sesión especial, Bianco visitó al Presidente de la República de la época, Arturo Alessandri Palma en el Palacio de La Moneda.

Como premio a su proeza, le fue otorgado en Francia el trofeo internacional «Harmon», conferido a vuelos de largas distancias y que también recibió Charles Lindberg cuando cruzó el océano Atlántico, el 21 de mayo de 1927.


Publicado: 7 de Junio de 2019
Última actualización: 7 de Junio de 2019